noticias destacadas

De forestal a florestal

Para empezar por el principio hay que aclarar que en el área próxima a las Sierras de los Rocha ubicadas al noroeste de la ciudad capital del Departamento, en la última década se han desarrollado dos fenómenos socio-económicos simultáneos en el tiempo y en el territorio. Por un lado, se han afincado en el entorno de 100 familias y numerosos emprendimientos con base agro-ecológica, huerta orgánica y pastoreo racional de carácter extensivo, abarcando un área de más de 5000 hectáreas al oeste de las Sierras de Rocha y hasta la frontera departamental con Maldonado.

Por otro lado, y compartiendo los mismos recursos naturales se ha expandido el modelo de monocultivo forestal sostenido por inversiones extranjeras ocupando aproximadamente 1000 hectáreas en la cabecera de las cuencas. Comprenden por lo tanto, un área de vital importancia para la recolección de las aguas que alimentarán luego las cañadas de las que dependen para vivir, las familias de la zona, como también los que habitan cuenca abajo y las familias de la Ciudad de Rocha pues todas esas aguas van a dar al arroyo que la atraviesa. También afecta a balnearios densamente poblados, culminando en la Laguna de Rocha, Paisaje Protegido por el SNAP (Sistema Nacional de Áreas Protegidas).

El modelo forestal en su origen prometía la siembra de eucaliptos para celulosa. Esto implicaba la utilización de todo un paquete tecnológico de alto impacto sobre el suelo y las aguas. No obstante se pretendía tener un manejo ecológico equilibrado basado en el raleo y rebrote sin uso de agro químicos. En ese momento se dijo que incluso se podía contar con hasta 8 ciclos de rebrote.

Debido al avance de la biotecnología y presionadas por enfermedades consecuencia del monocultivo y la densidad de siembra, las empresas forestales están optando por desestimar el sistema de raleo y rebrote, sembrando nuevamente. Esto implica la utilización de herbicidas para matar los tocones de los árboles ya cosechados y en la implantación de la nueva cepa donde se aplica un paquete de varios químicos dentro del espectro de fertilizantes hasta insecticidas.

Es por esto que en el año 2018, mientras transcurría la cosecha de eucaliptus por parte de las empresas forestales, la comunidad se enfrentaba a la difícil coyuntura de una eventual nueva siembra o reforestación. Esta práctica es infinitamente más dañina que la práctica de permitir el rebrote. La alarmante proximidad de las plantaciones a las nacientes de aguas que bajan desde las partes altas, implicaba su segura e inevitable contaminación. Esto obviamente pondría en riesgo la salud de las personas que habitamos el paraje de las Sierras de Rocha y todas las poblaciones que vive cuenca abajo.

 Los vecinos nos organizamos para hacer frente al problema una vez que las empresas forestales descartaron el sistema de raleo y rebrote. Fué así como comenzó un largo proceso para intentar detener ese inminente daño ecológico con consecuencias devastadoras a corto, mediano y largo plazo.

Tras varios meses de reuniones con los forestales, la intervención de autoridades competentes y con una sólida y contundente argumentación por parte de los vecinos, avalada por técnicos del CURE (Centro Universitario Regional Este), finalmente se consiguió que la proyectada reforestación se aplazara. Comenzó una campaña para conseguir compradores para los padrones afectados, en acuerdo con las empresas forestales que manifestaron su voluntad de vender sensibilizándose con los reclamos de la comunidad. Fue así como se logró reunir el monto solicitado y comprar el padrón que suponía el mayor riesgo. 

Tras varios meses de reuniones con los forestales, la intervención de autoridades competentes y con una sólida y contundente argumentación por parte de los vecinos, avalada por técnicos del CURE (Centro Universitario Regional Este), finalmente se consiguió que la proyectada reforestación se aplazara. Comenzó una campaña para conseguir compradores para los padrones afectados, en acuerdo con las empresas forestales que manifestaron su voluntad de vender sensibilizándose con los reclamos de la comunidad. Fue así como se logró reunir el monto solicitado y comprar el padrón que suponía el mayor riesgo. 

 El viaje apenas ha comenzado. Estamos dando los primeros pasos en ese sentido, conscientes de que ha llegado el momento de una participación activa si queremos detener el deterioro de los espacios  naturales que habitamos y compartimos con un sinnúmero de especies animales y vegetales. Este es el compromiso que hemos asumido como comunidad, porque sabemos que no es posible ser feliz ni gozar de una paz duradera si no tomamos consciencia y nos unimos en este propósito.

Dejar un comentario

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

estado del tiempo

7 de diciembre de 2020
0
Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor deja tu comentariox
()
x